Un año después de leer “El libro del networking” de Cipri Quintas, uno de los libros que siempre recomendamos en nuestros cursos, hemos tenido la oportunidad de pasar con él 2 horas de entrevista en las que todos salimos siendo mejores personas. ¿Por qué? porque Cipri es capaz de transformarte. Él dice que no es ningún gurú y que cualquiera de nosotros tiene las herramientas para ser como él. Bueno, nosotros nos apuntamos, porque ser como Cipri es sinónimo de mejorar el mundo. Cipri Quintas, para quien no lo conozca, es un empresario, escritor y conferenciante, pero sobre todo es SEO de personas. Cipri nos contó que él busca “lo bonito de las personas” y procura crear conexiones con aquellas personas que pueden tener algo en común o complementario.

A lo largo de la entrevista nos dimos cuenta de que Cipri lleva un alto ritmo en su agenda, pero que su ocupación (no preocupación) son las personas. “De las personas hay que ocuparse, porque preocuparse no sirve para nada si no se toma acción con ellas”. Cipri nos insiste en que hay que invertir en el corazón de las personas, porque “este es el negocio que mayor rentabilidad tiene”. La verdad es que fue una charla muy emotiva, en la que su interacción con nuestros alumnos fluyó con consejos de todo tipo. Cipri nos pide que tengamos una mirada honesta y que escuchemos al prójimo, necesitamos saber qué necesitan las personas y no mirarlas pensando en sus defectos. “Invierte tiempo en pensar qué puedo hacer por esa persona, en vez de pensar en qué me debe”.

Fue una gran tarde para nosotros, pero hubo un par de reflexiones que nos llegaron al alma:

“Rodéate de personas maravillosas para hacer tu puzzle, busca esas piezas que crearán el puzzle de tu vida”.
“El éxito de una persona no se mide por el dinero que tenga, sino por la gente que quiere darle un abrazo”.

Conociendo más a Cipri.

Nos contó una anécdota muy curiosa. Resulta que Cipri se mueve con una mochila que no es muy corriente, se trata de una mochila de los Minions, con la que dice que provoca el interés de algunas personas que se acercan a preguntarle si es de su hija. Y es que Cipri quiere seguir siendo un niño, porque los niños tienen una habilidad muy especial: la de escuchar con atención para aprender. Para Cipri “la mochila es lo que me recuerda no dejar de ser niño”.

No queremos despedirnos sin citar una de las frases de la tarde: “Somos lo que hemos hecho, no lo que decimos que vamos a hacer”.

Sin duda una tarde inolvidable y un cambio de visión para muchos de nuestros alumnos. Gracias Cipri, por SER y por DAR.

error: Contenido protegido